Amor peregrino

POSITANO

A Positano se le conoce como el pueblo de las escaleras, porque es imposible visitarlo sin subir y bajar por sus innumerables escaleras. Definitivamente no es un pueblo para perezosos!. Las bellezas que regala, con sus casas coloradas, como entalladas en la piedra, el mar, su vegetación, y las perfectas vistas panorámicas tienen un pequeño precio que pagar: ¡subir y bajar escaleras!

 

La iglesia más importante de Positano está dedicada a su patrona: Santa María de la Asunción. Mundialmente conocida por la hermosa cúpula decorada en mayólica, con los típicos colores: amarillo y verde, que recuerdan los matices del sol y la vegetación circundante. Esta iglesia del 1200, debe su origen a la presencia de una imagen bizantina, que representaba la Virgen Negra con el Niño en su vientre, y que llegó a Positano aproximadamente en el siglo XII por los monjes benedictinos.

Según la leyenda, fue la misma imagen de la virgen que quizo permanecer por siempre en Positano, ya que pasando por su costa fue imposible para el velero que la transportaba continuar su viaje. Aún con un mar calmo y cristalino, el velero permanecía inmóvil, los marineros trataban en vano de continuar su camino, cuando oyeron una voz que dicía: «pose pose» (que se traduce como detenerse o posarse), y de ahí el nombre de «Positano». Desde entonces se cree que fue la Virgen que pidió permanecer en la playa, donde más tarde fue construida la iglesia. Hay muchas obras en esta iglesia como el santuario de San Vito, una de las obras más prestigiosos del arte del orfebre napolitano, y, en la capilla de San Esteban, hay una estatua de madera de la Virgen con el Niño. A pocos pasos de la iglesia se encuentra el campanario, construido en 1707, con un bajorrelieve medieval en el centro que representa un monstruo marino formado por un zorro y un pez.

 

Entre los lugares de interés que se pueden visitar en Positano se encuentran las Torres Sarracenas, estas, construidas en la Edad Media, permitieron a los habitantes de Positano y de toda la Costa Amalfitana defenderse de las incursiones de los terribles sarracenos. 

En Positano podrán degustar los deliciosos platos típicos de la Costa Amalfitana como: espaghetis con almejas, mariscos, sopas de pescado, anchoas fritas, mejillones, y pescado fresco en general. Además de la mozzarella asada en hojas de limón, y los insuperables dulces: torta de Positano, delicias de limón, sfogliatella sin ricotta y «babarese», un hojaldre relleno de crema y fresas. Jugos frescos de naranja roja y por supuesto el típico Limoncello.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.